Reseña | Rikei ga Koi ni Ochita no de Shoumei shitemita. – Capítulos 1, 2 y 3

lightbulb_outline ¡Advertencia! Esta reseña sobre Rikei ga Koi ni Ochita no de Shoumei shitemita. capítulos uno, dos y tres contiene spoilers. Si aún no has visto los episodios, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

RikeKoi

Prueba 1: Los de ciencias se enamoraron, así que intentaron
analizarlo

Himuro se
ha enamorado de su compañero de laboratorio, Yukimura, sin embargo como
científicos que son no pueden concluir esa premisa sin antes someterla al
escudriño científico. Este es el pretexto ideal para iniciar algunas pruebas
científicas para cuantificar y medir el amor.

Prueba 2: Los de ciencias se enamoraron, así que probaron
experimentos

El
experimento romántico está lejos de acabar, sin embargo hay un detalle que
pasaron por alto, omitieron el experimento de control, aunque al incluirlo solo
resulta evidente que el contacto físico generara reacción sin importar con
quien se dé. El amor también se puede incluir en la comida, al menos eso es lo
que Himuro intenta demostrar con ayuda de Kanade. Al final del día, Kanade
reflexiona en lo excéntricos que son sus senpais, pero también en lo
considerados que pueden ser.

Prueba 3: Los de ciencias se enamoraron, así que planearon
una cita

Inukai,
otro miembro del laboratorio, aporta nuevos datos para la media del amor, pero
estos son tan abrumadores que Himuro teme no estar a la altura. Kanade trata de
animarla y así descubre un poco del pasado de su senpai y sobre su primer amor,
quien evidentemente es Yukimura, pero ni él ni ella se dan cuenta de eso. Ya
que el experimento no progresa, Kanade propone irse por lo normal, ambos deben
ir a una cita. Sin dejar la ciencia de lado, ni siquiera por un minuto, ambos
recopilan datos y crean un plan eficiente para esta cita.

RikeKoi y la ciencia del amor

Esta temporada llego con una inusual formula, evidentemente esto de la ciencia se está volviendo algo a lo que apostar. Pero por fortuna (fortuna para mí) en esta ocasión no estamos ante un mundo pos-apocalíptico aprendiendo química con rocas, lo que tenemos enfrente es algo más sencillo y al mismo tiempo más complejo, nos enfrentamos a la ciencia del amor. Cuantificar lo incuantificable es un reto muy complejo, pero no teman, este anime no tiene pretensión de educar sino de entretener, si aprendemos algo en el proceso pues aleluya por nosotros.

RikeKoi tiene una formula
sencilla para presentar su argumento, los protagonistas se han enamorado pero
su orgullo como científicos no les permite proclamar tal conclusión sin antes
probar que, de hecho, es una hipótesis verdadera. Como toda hipótesis científica,
el amor también debe pasar por el escudriño científico pertinente, denle la
bienvenida al método científico y sus componentes: observación, planteamiento
del problema, hipótesis, predicción, experimentación, conclusión y publicación
de resultados. Pasos más, pasos menos, es lo que nuestros protagonistas intentan
llevar a cabo, con la obvia falta de sentido común digna de una comedia romántica.

Como dije,
la premisa es fascinante, la ciencia y el amor difícilmente son emparejadas
debido a las notables contradicciones que albergan una de la otra. Existen muchas
teorías del amor, pero no hay una respuesta absoluta, después de todo el amor
parece gozar de la subjetividad de quien lo observa, incluso dentro de la serie
podemos comprobarlo, y eso tan solo hablando del amor romántico. Será fascinante
seguir de cerca los experimentos que se les ocurrirán, para poder comprobar sus
hipótesis. Otro punto genial es la metodología, han hecho una buena delimitación
del problema, no es que ellos quieran demostrar el amor, su meta es demostrar
el amor de Himuro y Yukimura, créanme eso evita muchísimas minas.

Las peculiaridades de los que estudian ciencia

Con tres
episodios pudimos tener un buen vistazo de los personajes que pondrán color a
esta serie. Los protagonistas, evidentemente, son Himuro y Yukimura, los científicos
y conejillos de indias de su propia investigación. También tenemos a Kanade, la
gentil kouhai que vigila que no pierdan demasiado el sentido común. Al final
tenemos a los clásicos amigos de la infancia Ibarada e Inukai, ambos con su
vena otaku suelen aportar valiosas contribuciones a la investigación del
experimento romántico. Cada uno de ellos posee peculiaridades en su carácter,
pero todo eso se justifica por el hecho de ser “estudiantes de ciencias”, ergo,
estudias ciencias es normal que seas un bicho raro.

Quienes más
curiosidad nos deben despertar son sin duda alguna nuestros protagonistas.
Himuro es una chica inteligente, hermosa y orgullosa, al mismo tiempo es
alguien dulce, amable y afectuosa, dudo que a primera vista ella pueda ser
catalogada como un bicho raro. Pero las apariencias engañan, debajo de esa
aparente perfección se esconde una chica enamorada que pierde todo su sentido común
en nombre de la ciencia. Himuro es por sobre todo, muy despistada, es incapaz
de reconocer sus sentimientos si no hay base científica y lo peor es que no es
capaz de reconocer a su primer amor aun cuando se ha vuelto a enamorar de él.

Después tenemos
a Yukimura, un tipo consagrado a la ciencia, su carácter es brusco y no es el más
sincero de todos. Esto último se lo podemos pasar por alto pues es muy seguro
que ni siquiera sea consiente de sí mismo, pue como él mismo explico su carente
trato con otros parece hacerlo vulnerable al skinship y aparentemente también lo hace incapaz de distinguir sus
propias emociones. Yukimura es posiblemente el más carente de sentido común en
la serie, todo para él debe tener base científica y no parece tener intención de
ceder en ese punto bajo ningún término, aun cuando siente que debe hacerlo, se rebate
con la misma ciencia.

La media del amor

Un punto
que me parece muy fascinante es la media del amor, a diferencia de los
personajes yo no estudio ciencias así que me siento más cómoda con esta parte
de la investigación ya que depende más de lo subjetivo. La forma en que han
decidido sacar esta media es a través del clásico diagrama de Venn, una representación
gráfica de las variaciones de un fenómeno, usualmente se emplean círculos para
representarlo y estos se interseccionan cuando hay elementos en común. Estos elementos
que entran dentro de la intersección es lo que se conocerá en adelante como la
media. Vamos, que básicamente es solo descubrir que sentimientos, situaciones y
emociones se comparten cuando se experimenta el amor.

De todo lo anterior
ustedes dirán, ¿y donde era que entraba lo subjetivo?, sencillamente en la
experiencia. La media del amor a la que están apuntando en este momento no es
más que un culo de experiencias de los integrantes en el laboratorio, eso es lo
que lo hace subjetivo, tampoco es que exista alguna alternativa en este punto. En
materia de amor, la recolección de datos no puede ser de otra manera, a pesar del
avance de la ciencia aún no hay una máquina que sea capaz de cuantificar las
emociones humanas, mucho menos de imitarlas.

En fin, la
media del amor es por tanto puntos de similitud entre los datos recopilados, lo
que por cierto no los aleja de las observaciones iniciales que hicieron en
solitario Himuro y Yukimura. Más adelante deberán presentar una definición
respecto al amor, no puedes investigar algo sobre lo que no tienes ni siquiera
definido, en parte por eso se necesita la media.

Comentario final

RikeKoi capítulos uno, dos y tres, cuenta con un inicio sencillo y directo, este anime no busca impresionar a su público con baraje científico y tampoco hace mofa descarada de ello, simplemente se apega al ideal de entretener. Cuenta con personajes carismáticos y estéticamente agradables, en general la animación es genial, la paleta de colores predomina en tomos fríos que se ajustan perfectamente a cada escena. El argumento es sencillo y fácil de seguir, quizá peca un poco de pesadez, el cambio entre rigor científico y comedia puede fastidiar un poco el momento pero descuiden no lo suficiente para arruinar el ambiente. Y hablando de ambiente, solo puedo decir que su opening y ending son una delicia, perfectamente acordes para una comedia romántica.

Con un fabuloso estreno de tres episodios damos inicio a la comedia romántica que llego para reformular, la ya muy usada, formula del chico conoce chica. Con tres episodios seguro ya han detectado más de un cliché en la trama y saben qué, está bien, no todo cliché es malo si se sabe explotar bien. El mejor ejemplo son los amigos de la infancia, Ibarada e Inukai seguramente serán una gran fuente del fanservice del cliché, ya iniciaron de hecho. Inukai evidentemente otaku, tiene una fijación con las tsunderes y su personaje favorito se parece a su amiga de la infancia a la que dice odiar, (guiño, guiño). Después tenemos a Ibarada, la senpai otaku, de temperamento frio y muy inteligente, que disfruta de molestar a su amigo de la infancia y además es una fujoshi en toda regla.

Que el carnaval de lo dolorosamente obvio no se detenga porque yo lo estoy disfrutando mucho.

En fin, vamos cerrando esto, díganme: ¿Qué les ha parecido este inicio? ¿Les ha gustado esta propuesta de demostrar científicamente el amor? ¿Qué opinan de los personajes? ¿Ya conocían lo que explicaron en las capsulas de conocimiento del oso científico? En su opinión ¿Qué podemos esperar de este anime?

La entrada Reseña | Rikei ga Koi ni Ochita no de Shoumei shitemita. – Capítulos 1, 2 y 3 se publicó primero en Kudasai.

Loading...

About admin

Vea Esto

Un miembro de la producción de Kanojo, Okarishima pide a los fanáticos que compren los Blu-ray

El asistente de publicidad de la producción de la adaptación al anime del manga escrito …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *